Planeta Feliz's Blog

NGO dedicated to help create a happier and sustainable world — one family, one community at a time.

Archive for Organización sin fines de lucro/Non-profit organization

Mañana iniciaremos nuestra primera misión para todos los que hacemos parte del grupo de Planeta Feliz. Un logro que compartiremos todos los miembros y seguidores de nuestra fundación en las redes sociales. Mañana, Planeta Feliz: Misión Sumapaz Colombia.

Únete a nuestra primera misión vía Facebook desde este lunes. Todos, desde donde sea que estemos, podemos ayudar. “Nadie puede hacerlo todo, pero todos podemos hacer algo.”

Haití. Todavía hay mucho por hacer

Esto no pretende ser un informe pormenorizado de la situación en Haití seis meses después del terremoto. Tan solo quiero daros unas pinceladas de la realidad en la que viven hoy cientos de miles de personas que sobrevivieron a la catástrofe, aunque solo sea para mantener a Haití vivo en la memoria.

Mucha gente que escapó de los edificios derrumbados hace seis meses todavía tiene miedo a buscar refugio entre las ruinas. Recuerdan las réplicas y han escuchado rumores sobre la proximidad de más seísmos. Se refugian bajo las lonas y las tiendas de campaña más endebles, corren tras ellas para agarrarlas cuando el viento se las lleva, y conviven con sus nuevos vecinos en desordenados emplazamientos urbanos. Desde el aire, Puerto Príncipe parece una marea de lonas azules. Están protegidos del sol y de la lluvia, pero no de las tormentas y ciclones tropicales en cuya temporada nos encontramos en este momento. La ayuda humanitaria ha mantenido a la gente con vida, pero no es suficiente para paliar algunas de sus mayores necesidades. Las condiciones de vida son muy duras y la frustración crece. Resulta decepcionante seis meses después la falta de resultados en la capacidad para dar un refugio digno a los damnificados.

Os pongo algunos ejemplos por boca de sus protagonistas:

Rémy, cirujano plástico y especialista en quemados. Trabaja en la única unidad de quemados existente actualmente en el país.

“Las quemaduras son cada vez más frecuentes y graves ahora debido a que gran cantidad de personas viven en unas condiciones de habitabilidad muy peligrosas. Todos los aspectos de la vida familiar tienen lugar en un único espacio, a menudo muy restringido: los miembros de la familia, duermen, juegan y cocinan en la misma área. A menudo, las mujeres y los niños se queman con agua hirviendo de un recipiente o con aceite o una vela que prende fuego a una manta “

Maryvonne, psiquiatra. Dirige en Puerto Príncipe un equipo de salud mental formado por 19 personas, entre ellos 13 psicólogos haitianos.

“Meses después del terremoto, muchas personas permanecen en lo que yo llamaría un estado de confusión total de tierra y cuerpo’. La mayoría de nuestros pacientes tienen miedo de ser tragados por la tierra. El terremoto se les ha metido literalmente en el cuerpo y el ruido está siempre presente. Tienen graves trastornos del sueño. Viven en un estado constante de miedo y siguen teniendo flashbacks. Muchos pacientes han dejado de hablar y de comer.
También hay personas que sufren una aflicción muy profunda y que padecen depresión. Muchos pacientes me dicen: “nunca lo superaremos”. Las condiciones de vida son terribles y muchas personas piensan que las cosas
no cambiarán. Sus casas han desaparecido. En el mejor de los casos tienen una tienda de campaña, que es casi un lujo. La gente de los campos vive hacinada, en condiciones violentas y de riesgo “.

Siliana es una de las 45.000 personas desplazadas que viven en los terrenos del antiguo club de golf de Puerto Príncipe.

“Llegué el 13 de enero con mi madre, mi hija, mis tres hermanos y mi primo. Me dieron una cubierta de plástico, pero estas cosas no duran demasiado. Con las lluvias que han caído durante semanas, el agua acaba entrando… ¿Me entiendes? Tendremos que esperar a que pare de llover para volver a poner las camas y dormir. En este pequeño espacio duermen seis personas. Así es como vivimos y no es nada fácil.”

Roseline, de 34 años, estaba embarazada de cinco meses cuando sucedió el terremoto. Tuvo su primer bebé en la maternidad Isaïe Jeanty en Puerto Príncipe el pasado mes de mayo:

“Cuando sucedió el terremoto, tenía miedo de perder el bebé. Estaba muy asustada por él. Después, hablé con el bebé que tenía dentro de mí y le expliqué lo que estaba pasando. El embarazo fue bien pero el nacimiento fue
un poco difícil. Tenía muchos dolores y necesité una cesárea. Al final todo fue bien y aquí está Angely, mi primera hija. La vida me iba bastante bien antes. Cuando miro al pasado, pienso que éramos libres. Ahora mi vida es  completamente diferente y también mucho más dura. Nuestra vida en comunidad ha cambiado. Algunas personas murieron. Algunas quedaron. Antes vivíamos mucho más todos juntos. Hoy, cada uno va a lo suyo. Sin embargo, estoy muy orgullosa de haber sido madre al final. Creíamos que la vida ya estaba acabada. Pero no, la recuperamos paso a paso”

Gilles, fisioterapeuta. Llegó a Haití una semana después del terremoto:

Recuerdo una paciente, una niña de tres años llamada Anelka. Le decía a su madre: «mamá, mamá, dame mis piernas, quiero jugar con los otros niños». Su madre me preguntó si sería posible darle unas muletas y le dije que no. Yo sabía que nunca sería capaz de encontrar nada para un niño de tres años. Así que le hice unas yo mismo y trató de caminar con ellas. Pensaba « Dios, estoy seguro de que se va a caer, nunca lo logrará». Pero dos días después, caminaba con rapidez con las muletas. Ahora tiene una pierna artificial. Sin embargo, el problema de los niños es que hay que cambiarles las prótesis cada tres meses porque crecen muy deprisa”.

Estos son solo algunos testimonios, meras pinceladas para recordar que aún queda mucho por hacer y que el compromiso internacional con Haití deberá de mantenerse durante mucho, mucho tiempo. Al menos tanto como el que todas las Angelys y las Anelkas necesiten para tener garantizado un futuro digno en su propio país.

El 12 de julio conocerás un verdadero ejemplo de perseverancia y tu nos podrás ayudar a premiarlo. Planeta Feliz Colombia. “Nadie puede hacerlo todo, pero todos podemos hacer algo.”

Amigos – desde el 12 de julio todos tendremos la oportunidad de lograr un cambio en una comunidad de Colombia. Más detalles vienen en camino. “Nadie puede hacerlo todo, pero todos podemos hacer algo.”

¿Siempre te preguntaste como puedes ayudar en alguna de nuestras misiones? Muy pronto tendrás la oportunidad desde donde quiera que estés. Más detalles vienen en camino. Planeta Feliz Colombia – 12 de Julio de 2010.

Planeta Feliz Online Store

Hoy lanzamos nuestra tienda online de Planeta Feliz en CafePress:http://www.cafepress.com/planetafeliz. Ahí vas a poder comprar camisas (tanto para hombre como para mujer y niños), tazas, calendarios, entre otras cosas. Recuerda que 100% de las ganancias de la venta de estos productos van a nuestros proyectos.